Buchenwald

Buchenwald: una visita al pasado

A pocos minutos en bus del centro de la ciudad de Weimar en Alemania, se encuentra un lugar muy importante en la historia de este país. Un territorio largamente extendido y rodeado de árboles que dan el nombre característico de la region y que durante la segunda guerra mundial, fue el campo de concentración más grande dentro Alemania. Uno de los hogares de los actos más horribles en la historia de la humanidad.

El recorrido realizado y mis impresiones

IMG_0073

El Camino del Carajo – Caracho Weg
Entrando a las instalaciones del campo de concertación, se encuentra el sendero que pasa entre las oficinas de la SS por donde los prisioneros pasaban a empujones de los guardias. Este camino tiene el nombre particular de “carajo” que en el alemán común, la palabra tiene una connotación de “rápido” o “bruscamente” y que afirmativamente proviene de la expresión en español. Un dato muy curioso de como esta palabra fue integrada en el idioma germano.

 

El Portón
Al final del sendero se encuentra la única entrada al campo de concentración. El portón tiene forjada en la reja la frase “JEDEM DAS SEINE”, que literalmente significa “a cada uno lo suyo” y demuestra el justificativo sobre las acciones soberbias que se llevaron a cabo ahí.Buchenwald

Encima, se encuentra el reloj del campo que hoy en día indica de forma simbólica y permanente las 15:15, hora de la liberación. A mano izquierda está el “bunker”, un conjunto de celdas de extorsión donde los prisioneros llegaban a pasar sus últimos días antes de ser exterminados.

 

BuchenwaldEl Campo de Llamadas
El aire fresco de un día nublado, el sonido de los pasos de los turistas y el ambiente calmado de la naturaleza, hacen olvidar a uno por pocos segundos que este lugar en su tiempo fue todo menos eso. Hoy, la mayoría de los bloques donde dormían los prisioneros, dejaron las huellas de sus cimientos y en su lugar están varios monumentos dedicados a su eterno descanso. En barracas y acomodados como objetos de estantería con apenas unos centímetros entre cada nivel, los prisioneros descansaban lo poco que podían en estos bloques. Al dia siguiente, se hacía la llamada donde todos los prisioneros se alineaban en este campo para el conteo del día y luego pasarían a trabajar. La inasistencia a este conteo, inevitablemente resultaba en la muerte.

 

El CrematorioBuchenwald
En la parte derecha del campo de llamadas, se encuentra una edificación que sobresale en todo el terreno; con su chimenea elevada, es fácilmente reconocida como el crematorio. El ambiente es pesado, y se siente en el aire una fuerza que invade a uno. Directamente se ve el arreglo de incineradores lado a lado que diariamente ardían los cuerpos de los prisioneros que se apilaban en centenares en los patios del crematorio. De igual manera, el sótano contaba con ganchos al rededor de las paredes donde se cobraron la vida de miles de prisioneros ahorcados.
Adyacente al crematorio esta la letrina, que fue adaptada en su tiempo para una alternativa al “disparo en la nuca”. De un lado, se encuentra un metro en la pared donde se apoyaba el prisionero y se tomaba la medida de su altura y del otro lado, un simple cuarto individual con una ranura en la pared con dirección a la espalda del prisionero donde el guardia apretaba el gatillo del arma. Esta alternativa fue creada para que el asesino no pueda mirar a los ojos de su víctima.

 

El Depósito
Cuando los prisioneros llegaban al Buchenwald, eran despojados de todas sus pertenencias que traían con ellos y eran puestos en el deposito donde la SS las revisaba para tomar posesión de las cosas de valor que encontraban. Hoy, con un propósito similar pero en contexto completamente diferente, este edificio se ha convertido en una exhibición permanente con obras de arte contemporáneas de los sobrevivientes que relatan la historia del lugar. El deposito cuenta también con la presentación de varios artículos y prendas encontradas dentro el campo así como también imágenes fotográficas de los eventos ocurridos.

 

BuchenwaldEl monumento a la liberación
Empotrado en el suelo cerca del portón de entrada y engravado con la lista de nacionalidades de las víctimas del campo de concertación, se encuentra la placa como monumento memorial que en el dia de la liberación fue un pilar de madera al cual los sobrevivientes del campo fueron llamados por ultima vez a reunirse y celebrar su renacimiento. Hoy, esta placa se conserva a la temperatura corporal de 37 grados centígrados.

 

 

 

Alemania es indudablemente un pais con una historia trágica, que sigue trascendiendo en sus generaciones el recuerdo de una época abominable. Es lamentable escuchar que aún se sigue recordando en este pais que sus ciudadanos deban sentirse avergonzados por el pasado. Un pasado que su ciudadanía actual no tiene nada que ver y que no tienen por que continuar con el estigma de una ideología impuesta por un dictador inhumano. Es impactante vivir en un pais donde tener el sentido de patriotismo lleva el miedo del pasado y donde colgar una bandera del pais es solamente para apoyar a la selección de fútbol. Mientras siga existiendo hoy gente que piense que un alemán es sinónimo de Nazi, pasará mucho tiempo para dejar atrás las repercusiones de un pais que tiene muchas cosas más que ofrecer.

 

15346316946_f99e92afeb_z

Buchenwald

Visita al pasado.

Album de fotos

 

La visita a este memorial es cuenta con 35 estaciones en su recorrido y difícilmente puede ser recorrido completamente en un solo día.
Se tiene guías de grupo en horarios regulares en idioma alemán (para otros idiomas, ver su disponibilidad y reservar con anticipación), una alternativa cómoda es de tomar un audio guía por 3€ o un guía audiovisual por 5€ que cuenta con imágenes y están disponibles en Inglés, Español, Frances, Italiano, Ruso, Alemán y Lenguaje de señas (Alemán).